Sin duda alguna la infección por VIH es una pandemia temida por muchas personas, conozcan o no mucho sobre el tema. Aunque al sol de hoy sabemos que la infección por VIH no significa la muerte como sí lo significaba en los años 80, es importante para los científicos fijar los horizontes del tratamiento… ¿una vacuna, una tableta única, la panacea quizás? Porque el tratamiento de la infección supone muchos retos: debe ser eficaz y accesible con el mínimo de efectos adversos.

Timothy Ray Brown nos enseñó que la infección por VIH es potencialmente curable. Él fue diagnosticado en 1995 en Berlín pero provenía de Estados Unidos , se encontraba realizando estudios en la ciudad alemana por lo que se le conoce mundialmente como «El paciente de Berlín». Desde su diagnóstico, Timothy llevaba su tratamiento antirretroviral al pie de la letra hasta que desarrolló una enfermedad denominada Leucemia Mieloide Aguda (LMA). Este padecimiento ameritaba tratamiento con radioterapia, quimioterapia citotóxica y fnalmente a un trasplante de médula ósea procedente de un donante con una deleción en el gen que codifca el receptor CCR5, necesario para que el VIH penetre en las células. Poco tiempo después, el cuerpo de Timothy rechazaba el trasplante. Los médicos procedieron administrándole terapia antirrechazo y un segundo trasplante de médula ósea. Años después el ARN del VIH permanecía indetectable aún sin el tratamiento antirretroviral y el conteo de sus células de defensa, los linfocitos TCD4, regresaban a la normalidad.

Timothy Ray Brown, primer paciente curado de VIH

Siguen pasando los años y el ARN viral sigue siendo indetectable en Timothy; sin embargo tratar de curar a todos los pacientes replicando todos los procedimientos practicados en Timothy es un gran riesgo, ya que en primer lugar no se sabe con certeza cuál de todos los procedimientos fue el determinante de la cura y, sobre todo, cada uno de esos procedimientos tiene sus efectos adversos, por ejemplo el rechazo al trasplante o enfermedad de injerto contra huésped, de la que Timothy salió victorioso pero eso no asegura que todos los pacientes a los que se intentara tratar el VIH con trasplantes de médula ósea puedan sobrevivir a estos efectos adversos.

Esta historia es para algunos un milagro, para otros coincidencia; pero para los científicos una pequeña luz que puede guiarlos hacia la cura de la infección.

Bibliografía

Yukl SA, Boritz E, Busch M, Bentsen C, Chun T-W, et al. (2013) Challenges in Detecting HIV Persistence during Potentially Curative Interventions: A Study of the Berlin Patient. PLoS Pathog 9(5): e1003347. doi:10.1371/journal.ppat.1003347

Rodríguez-Munoz J, Moreno S. Estrategias de curación de la infección por VIH. Enferm Infecc Microbiol Clin. 2017. https://doi.org/10.1016/j.eimc.2018.01.007

Timothy Ray Brown. (2019, 5 de marzo). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 22:22, marzo 18, 2019 desde https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Timothy_Ray_Brown&oldid=114379280.

Un comentario en “El primer paciente curado de VIH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *