En los últimos tiempos se han reconocido los múltiples beneficios de la cerveza, aunque es prudente manejar esta información sin alentar su consumo, especialmente entre jóvenes pues conocemos su alto poder adictógeno.

Sirviendo la cerveza

La cerveza es una bebida fermentada, consumida fundamentalmente para la recreación y el ocio. Los componentes beneficiosos de esta bebida son los siguientes: Lúpulo, obtenido de la flor de Humulus lupulus, una planta trepadora. El lúpulo es un sedante e hipnótico suave, es amargo y orexígeno (produce hambre). Se encuentra en la flor en forma de resina y posee ácidos alfa y beta, polifenoles (antioxidantes) y aceites esenciales, proporcionándole a la cerveza un valor nutritivo. Otro componente de la cerveza es la malta, que se obtiene a través de un proceso de hidratación y secado de los granos de la cebada, proceso necesario para que el almidón sea despolimerizado, proporcionándole a la cerveza carbohidratos y agregándole más valor nutricional, todavía. Además, la cerveza contiene todas las vitaminas importantes del complejo B.

Consumo moderado

Es importante tratar de definir el «consumo moderado» de cerveza. Si bien, no se afecta toda la población por igual, hay estudios que determinan que consumir más de 1 g/kg de peso al día de cerveza es perjudicial para la salud. Para no hacer de la cerveza una bebida perjudicial en lugar de beneficiosa, el Centro de Información Cerveza y Salud define al consumo moderado como un consumo igual a 10 gramos de alcohol al día (aproximadamente 200 ml de cerveza).


Te puede interesar: Hipertensión arterial sistémica esencial. Repaso.


Los beneficios

En primer lugar, la cerveza no engorda. La cerveza proporciona un bajo aporte calórico (45 kcal por dl), contrario a lo que comunmente se cree. De hecho, el consumo moderado no modifica los parámetros antropométricos como los pliegues cutáneos o circunferencia abdominal.

Se sabe que el consumo moderado de cerveza proporciona protección frente a la demencia y el daño cognitivo, diabetes y osteoporosis, pero siempre y cuando, el consumo sea acompañado de una vida saludable. En un estudio se confirmó que la cerveza mejora el perfil lipídico aumentando las lipoproteínas de alta densidad.

También, con un consumo moderado, se aumenta la fibrinolisis, disminuye la agregación plaquetaria y la actividad proinflamatoria. Aunado, lo anterior, a su poder antioxidante, la cerveza es un excelente protector cardiovascular

Por último, la cerveza contiene xantumol, un flavonoide con potente actividad antioxidante ideal para la lucha y prevención del cáncer. Este compuesto inhibe la activación metabólica de carcinógenos e induce la actividad de otros agentes anticarcinógenos.

Bibliografía

Marcos A, López Díaz-Ufano M, Pascual Fuster V. ¿El consumo moderado de cerveza podría incluirse dentro de una alimentación saludable? Semer – Med Fam 2015;41:1–12. doi:https://doi.org/10.1016/S1138-3593(15)30006-X.

Sánchez CL, Franco L, Bravo R, Rubio C, Rodríguez AB, Barriga C, et al. Cerveza y salud, beneficios en el sueño. Rev Española Nutr Comunitaria 2010;16:160–3. doi:https://doi.org/10.1016/S1135-3074(10)70034-X.

https://es.wikipedia.org/wiki/Malta_(cereal)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *