En un artículo publicado el 7 de mayo del 2020 en la revista The New England Journal of Medicine (NEJM), organismo de alta validez, se da a conocer sobre la poca evidencia consistente con la que se cuenta en estos momentos en cuanto al uso de hidroxicloroquina en pacientes confirmados como positivos para COVID-19 o con alta sospecha.

Este antipalúdico que deriva de la quinina, que los químicos franceses aislaron en 1820 de la corteza del árbol de la cinchona, según Medicines for Malaria Venture, se ha administrado desde los comienzo de la pandemia, aún ante la advertencia de los expertos de que no debería administrarse sin tener evidencia sólida sobre su uso y que existen enfermedades en los que su uso es bien fundamentado y aquellos enfermos de éstas podrían quedarse sin medicamento.


Te puede interesar: Aborto. Curso ENARM


En el estudio reciente llevado a cabo por el dr Joshua Geleris y colaboradores, se examinó la asociación entre el uso de hidroxicloroquina y la intubación o muerte en un gran centro médico en la ciudad de Nueva York. Los datos se obtuvieron para pacientes hospitalizados con Covid-19, excluyendo aquellos que fueron intubados, fallecidos o dados de alta dentro de las 24 horas posteriores a la presentación en el departamento de emergencias. Se compararon los resultados en pacientes que recibieron hidroxicloroquina con aquellos en pacientes que no lo hicieron, utilizando un modelo de Cox multivariable con ponderación de probabilidad inversa de acuerdo con el puntaje de propensión.

Con los resultados se concluye que la administración de hidroxicloroquina no se asoció con un riesgo muy reducido o aumentado de intubación o muerte. Se necesitan ensayos controlados aleatorizados de hidroxicloroquina en pacientes con Covid-19. (Financiado por los Institutos Nacionales de Salud).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *