Células RS

Consulte a su médico

Descripción general

Los linfomas son un tipo de neoplasias que provienen de las células de defensa de nuestro cuerpo denominadas linfocitos (linfocitos B). Por alguna razón, las células de defensa de nuestro cuerpo se convierten en células malignas. Se ha relacionado la infección por el virus de Epstein-Barr en el desarrollo del linfoma. De acuerdo con las características celulares que el linfoma puede presentar se divide en dos grandes grupos: Linfoma de Hodgkin y Linfoma no Hodgkin. En el primero es característico la presencia de un tipo de células malignas denominadas de Reed-Sternberg (CRS). El segundo grupo está constituido por un número muy amplio y heterogéneo de neoplasias del sistema linfático ganglionar y extraganglionar consistentes en proliferaciones clonales de linfocitos. Estos grandes grupos a su vez se divide en subgrupos.

Clasificación de los linfomas de Hodgkin.

  • LH de predominio linfocítico nodular (LHPLN)
  • LH clásico (se clasifica a su vez en: rico en linfocitos, esclerosis nodular, celularidad mixta y depleción linfocítica.

Clasificación de los linfoma no Hodgkin

Dadas la complejidad y la diversidad histopatológica de los LNH, a lo largo de los últimos 30 años surgieron varias clasificaciones que, utilizando las nuevas técnicas disponibles, incorporaban sucesivamente nuevos subtipos o modificaban los previamente identificados. La clasificación de más utilidad fue realizada por la OMS.

Síntomas

Los signos y síntomas del linfoma pueden incluir:

  • Crecimiento de los ganglios linfáticos en el cuello, las axilas o la ingle
  • Cansancio
  • Fiebre
  • Sudores nocturnos
  • Dificultad para respirar
  • Pérdida involuntaria de peso
  • Prurito

La fiebre elevada, sudoración nocturna y pérdida de peso involuntaria son conocidos como «síntomas B»

Diagnóstico

El médico puede sospechar linfoma si una persona cursa con los síntomas descritos anteriormente y además posee factores de riesgo para desarrollar la enfermedad como haber cursado infección por el virus de Epstein-Barr, infección por Helicobater pylori, enfermedades previas del sistema inmunológico o inmunosupresión medicamentosa.

Para el diagnóstico el médico puede solicitar:

Exámenes de sangre para cuantificar tus células de defensa y tener una noción del funcionamiento de tu médula ósea (que produce tus células de la sangre), así como para buscar alteraciones enzimáticas.

Examen de médula ósea. Se puede realizar un aspirado de médula ósea para ver al microscopio las células malignas y para aproximarse al tipo de enfermedad con la que cursas.

Biopsia de ganglio. De la misma forma para buscar células malignas viendo la muestra al microscopio

Las muestras de tejido se envían a laboratorios especiales para buscar anomalías en la estructura celular y del genoma de las células para hacer un diagnóstico mucho más preciso y establecer el ratamiento adecuado.

Estudios de imagen. El propósito de estas pruebas es principalmente para determinar cuánto ha avanzado la enfermedad. Se puede realizar tomografía computarizada, resonancia magnética y medicina nuclear.

Tratamiento

El tratamiento del linfoma depende de su clasificación. Existen linfomas denominados linfomas «indolentes» que pueden incluso no requerir tratamiento específico. Otros tipos de linfomas deben tratarse con quimioterapia. En los linfomas de Hodgkin se utiliza el esquema Adriamicina (doxorrubicina) + Bleomicina + + Vinblastina + Dacarbazina. Existen otros esquemas de tratamiento como el esquema BEACOPP (bleomicina, etopósido, adriamicina, ciclosfosfamida, procarbacina y prednisona) obtienen resultados similares con más toxicidad. Tu médico, experto en este tipo de padecimientos, con base en los estudios realizados previamente determinará el esquema adecuado para tí, teniendo en cuenta también el pronóstico de tu enfermedad.

Otros tratamientos incluyen la radioterapia sobre la región afectada en el momento del diagnóstico que se puede administrar en combinación con los esquemas antes mencionados. Además se puede añadir rituximab, un anticuerpo monoclonal anti-CD20 (marcador presente en las células malignas). En los linfomas no Hodgkin en general, se utiliza la poliquimioterapia con distintas combinaciones de agentes citostáticos.

Después de haber establecido el tratamiento adecuado será necesario hacer más pruebas para observar la evolución de la enfermedad.

Bibliografía

  • Adult Hodgkin lymphoma treatment (PDQ) — Health professional version. National Cancer Institute. https://www.cancer.gov/types/lymphoma/hp/adult-hodgkin-treatment-pdq.
  • Adult non-Hodgkin lymphoma treatment (PDQ) — Health professional version. National Cancer Institute. https://www.cancer.gov/types/lymphoma/hp/adult-nhl-treatment-pdq.
  • Arber DA, et al. The 2016 revision to the World Health. Organization classification of myeloid neoplasms and acute leukemia. doi:10.1182/blood-2016-03-643544.
  • Swerdlow SH, et al. The 2016 revision of the World Health Organization classification of lymphoid neoplasms. doi:10.1182/blood-2016-01-643569.
  • Lee SM, et al. Treatment outcome and prognostic factors for relapse after high-dose chemotherapy and peripheral blood stem cell rescue for patients with poor risk high grade non-Hodgkin’s lymphoma. doi:10.1038/sj.bmt.1701894.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *