Los investigadores Duffy y Lee recientemente han demostrado el potencial que tiene la telemedicina en situaciones de desastres y de salud pública. La telemedicina en países en vías de desarrollo es aún un tema desconocido y obscuro; sin embargo, en los países desarrollados (específicamente en Estados Unidos) la telemedicina ha ayudado al cuerpo médico a atender pacientes con sitomatología respiratoria no grave. Es cierto que no se puede crear un programa de telemedicina de la noche a la mañana, pero los sistemas de salud de EE. UU. que ya han implementado innovaciones telemédicas pueden aprovecharlas para la respuesta a Covid-19.

El flujo de los pacientes al Triage


En lugar de esperar que todas las prácticas ambulatorias se mantengan al día con las recomendaciones que evolucionan rápidamente con respecto a Covid-19, los sistemas de salud han desarrollado flujos lógicos automatizados (bots) que remiten a los pacientes de riesgo moderado a alto a las líneas de Triage de enfermería, pero también permiten que los pacientes programen videoconsultas con proveedores establecidos o bajo demanda, para evitar viajar a sitios de atención COVID 19. Los sistemas telemédicos de Jefferson Health se han implementado con éxito para evaluar y tratar a los pacientes sin remitirlos a la atención en persona. Cuando se necesitan pruebas, este enfoque requiere una coordinación centralizada con el personal de práctica, así como con las agencias de pruebas federales y locales.


Te puede interesar: COVID 19 Para trabajadores de la salud


Una herramienta sin utilizar

Hoy en día, existen diversos sistemas de software desarrollados para proveer atención médica, sin contar con las herramientas que no han sido desarrolladas con este fin pero que funcionan para tal, como las plataformas de video bajo demanda o de streaming como Youtube, Messenger, entre otras. sin embargo en países que se encuentran en vías de desarrollo, ni siquiera se han puesto en marcha medidas de digitalización de los registros clínicos (si, se sigue escribiendo en papel y con máquina de escribir). La reciente pandemia por COVID-19 nos ha demostrado que para nosotros la telemedicina no es una opción a considerar para resolver los problemas de salud pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *