MEDIDAS EPIDEMIOLÓGICAS

La epidemiología es «El estudio de la distribución y las determinantes de los estados relacionados a la salud o eventos en poblaciones específicas y la aplicación de este estudio para la prevención y control de los problemas de salud». Hay ciertas medidas que indican cómo se está comportando un fenómeno en la población. Algunos autores consideran que las tasas de mortalidad y morbilidad son medidas de vigilancia médica. En cambio, la Incidencia, el Riesgo Relativo, el Riesgo atribuible y la razón de momios son medidas de riesgo. Por la frecuencia de su uso en medicina clínica se comentarán en detalle la prevalencia, la incidencia y el riesgo relativo.

INCIDENCIA

Es una medida de uso corriente. Es la ocurrencia de nuevos eventos en un periodo de tiempo determinado en una población dada. Sirve para medir la velocidad de propagación de una enfermedad en una población. Solo se toman en cuenta CASOS NUEVOS. Ejemplo. En el periodo de 2011-2012, 54 personas presentaron influenza en una población de 1000. ¿Cuál es la proporción de incidencia?

  • Incidencia = 54/1000
  • Incidencia = 0.054

Multiplicamos por 100 y nos da 5.4% por año. Es decir, la incidencia de influenza por año fue de 5.4%. Este resultado puede expresarse, además de porcentaje, en número de personas. En este caso serían 0.054 casos por cada 1000 personas, pero se recomienda dejar por lo menos un número entero (es decir un valor > 1) por lo que se debe multiplicar por un múltiplo de 10 hasta lograr ese valor, veamos el ejemplo:

0.054 por cada 1000 personas = 5.4 casos por cada 100,000 personas (si multiplicamos por 100)

PREVALENCIA

La prevalencia es otra tasa de uso corriente. Es la proporción de casos existentes en una población definida en un periodo de tiempo dado. Sirve para medir el porcentaje de la población afectada por una enfermedad. Se toman en cuenta los casos antiguos y los nuevos. Ejemplo. En un estudio de 6139 personas, 500 personas se conocían con asma y 19 fueron de reciente diagnóstico. ¿Cuál es la prevalencia de asma en esta población?

  • Prevalencia = 519 (no importando si son o no de reciente diagnóstico) / 6139 (población total)
  • Prevalencia = 0.0845

Multiplicamos por 100 para obtener la prevalencia en porcentaje del asma = 8.45%

Medidas epidemiológicas

  • Incidencia: Número de casos nuevos, en un lapso determinado ÷ Población total expuesta al riesgo
  • Prevalencia: Número de personas con una enfermedad en lapso particular ÷ Población total
  • Ataque: Número de personas que se enferman durante una epidemia ÷ Población en riesgo
  • Letalidad: Número de muertes causadas por una enfermedad ÷ Número de pacientes con la misma enfermedad expuestos a riesgo de morir
  • Mortalidad general (cruda): Personas fallecidas ÷ Población general a la mitad del año.
  • Mortalidad infantil: Nacidos vivos que mueren antes de cumplir un año ÷ Nacidos vivos durante el año.
  • Mortalidad neonatal: Fallecidos antes de 28 días de vida ÷ Nacidos vivos durante el año.
  • Mortalidad neonatal temprana: Nacidos vivos que fallecieron antes de los 7 días ÷ Nacidos vivos durante el año.
  • Mortalidad perinatal: (Nacidos muertos con gestación de 28 semanas + Fallecidos antes de los 7 días) ÷ Nacidos vivos más los nacidos muertos después de la semana 28
  • Mortalidad materna: Mujeres fallecidas por causas relacionadas con el embarazo, parto o puerperio dentro de los primeros 42 días ÷ Número de niños nacidos.

SALUD Y ENFERMEDAD

La definición más ambiciosa de la salud es la que propuso la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1948: “Salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no meramente la ausencia de enfermedad”. Esta definición, aunque criticada por las dificultades que implica definir y medir el bienestar, sigue siendo un ideal. En 1977 la Asamblea Mundial de la Salud acordó que el objetivo principal de los Estados Miembros de la OMS era que todas las personas hubieran alcanzado en el año 2000 un nivel de salud que les permitiera llevar una vida social y económicamente productiva. Las definiciones de estados de salud que utilizan los epidemiólogos tienden a ser simples, por ejemplo “presencia de enfermedad” o “ausencia de enfermedad”. El desarrollo de criterios para la determinación de la presencia de una enfermedad requiere definir la normalidad y la anormalidad. Sin embargo, a menudo es difícil marcar dicha diferencia. En algunos casos está justificado el uso de criterios diagnósticos muy simples, los cuales pueden cambiar muy rápidamente a medida que aumentan los conocimientos o mejoran las técnicas. Por ejemplo, los criterios originales de la OMS para el infarto agudo de miocardio, para uso en estudios epidemiológicos, fueron modificados cuando se introdujo un método objetivo, el Código Minnesota, para valorar el electrocardiograma. Cualesquiera que sean las definiciones utilizadas en epidemiología, es imprescindible que estén claramente expresadas y que resulten fáciles de usar y aplicar de manera estándar en muy distintas circunstancias y por distintas personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *