PATOLOGÍA TUMORAL NASOSINUSAL

Osteoma y mucocele

El osteoma es el más frecuente de los tumores benignos y guarda cierta similitud con el mucocele. Ambos se localizan principalmente en el seno frontal y cursan asintomáticos o con cefalea. El osteoma presenta densidad ósea en la radiografía y el mucocele, densidad de partes blandas con remodelación de las paredes del seno. El osteoma asintomático no se trata, pero si produce dolor u obstruye el conducto de drenaje del seno, provocando un mucocele, se debe intervenir quirúrgicamente. El mucocele se trata siempre con cirugía.

Patología tumoral premaligna (papiloma invertido)

Se caracteriza principalmente por una evolución local lenta, un potencial osteolítico, una tendencia a la recidiva y poder de malignización. Se debe sospechar ante una imagen clínica de poliposis unilateral que se origina en la pared lateral nasal en el cornete y el meato medio. La imagen radiológica suele ser una ocupación de senos y fosa unilateral, con cierta destrucción ósea. La edad de presentación y el sexo son iguales que en los tumores malignos; no hay que olvidar que degenera en un carcinoma epidermoide (10%) y que incluso en el seno del papiloma puede haber focos de carcinoma. El diagnóstico definitivo es anatomopatológico y su tratamiento es siempre quirúrgico, mediante cirugía endoscópica nasosinusal, con los márgenes quirúrgicos de resección que deben ser amplios para evitar las recidivas. Estos pacientes requieren un seguimiento estrecho.

Patología tumoral maligna

Son tumores poco frecuentes y afectan más a varones adultos. Entre los factores etiológicos parece jugar un papel importante la exposición al polvo de madera (factor de riesgo de adenocarcinoma de etmoides) y también otros tóxicos como el níquel (factor de riesgo de carcinoma epidermoide). El papiloma invertido es un precursor de carcinoma epidermoide. El tipo histológico más frecuente en el adulto es el carcinoma epidermoide, seguido del adenocarcinoma y del carcinoma indiferenciado; en los niños, destacan el rabdomiosarcoma y el histiocitoma. El neuroestesioblastoma es un tumor neuroendocrino del bulbo olfatorio y que, por tanto, asienta en el techo de fosa nasal a nivel de la lámina cribosa y con frecuente invasión intracraneal.

Respecto a la clínica pueden producir insuficiencia respiratoria nasal, rinorrea unilateral purulenta y epistaxis; otras posibles manifestaciones son las algias faciales o la proptosis ocular. Su localización por orden de frecuencia es la siguiente: seno maxilar (50%), etmoides (30%) y fosas nasales (20%). Los frontales y esfenoidales son excepcionales. No son frecuentes las metástasis regionales (cervicales) ni a distancia. El diagnóstico se realiza mediante endoscopia y biopsia, y en las pruebas de imagen (TC) aparecen signos de destrucción ósea. En cuanto al tratamiento de estos tumores, la cirugía es la opción más empleada; la quimioterapia suele utilizarse sólo con fines paliativos y la radioterapia se usa unida a la cirugía o en tumores radiosensibles (por ejemplo, estesioneuroblastoma). La presencia de metástasis cervicales constituye un factor de muy mal pronóstico.

Bibliografía
Suárez Nieto C, Gil-Carcedo García LM, Marco Algarra J, et al. Tratado de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, 2.ª ed. Editorial Médica Panamericana, 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *