FIEBRE Q

última revisión 06/08/2021

Etiología y epidemiología

  • Causada por Coxiella burnetii: gramnegativo intracelular obligado
  • Zoonosis de distribución mundial: posible agente de bioterrorismo de categoría B Casi todos los animales domésticos (vacas, ovejas, cabras, équidos, perros y gatos [gatas parturientas]) y salvajes (conejos, pequeños roedores y zorros) pueden estar infectados y son el reservorio habitual de la enfermedad ➜ excretan gran cantidad de gérmenes
  • C. burnetii ➜ fase esporiforme (resiste largo tiempo la desecación)
  • Las garrapatas mantienen el ciclo biológico animal-animal, pero no influyen en la transmisión a las personas. Otras vías implicadas: contacto de la piel o las mucosas con secreciones animales y la ingesta de productos lácteos contaminados con deyecciones.

Patogenia

  • Inhalación ➜ replicación en pulmón (puede pasar inadvertida o producir neumonitis con infiltrados alveolar) ➜ diseminación a otros órganos (hígado, endo cardio, médula ósea, cerebro).
  • La afección HEPÁTICA es, quizá, la más frecuente y la mejor conocida histológicamente.
  • Desde lesiones inespecíficas con infiltrados portales por linfocitos y células plasmáticas sin lesión de los hepatocitos, hasta granulomas en anillo.

Clínica

Asintomática o subclínica 50%

Varones mayores: formas agudas sintomáticas.

  • Infección AGUDA: incubación 2-4 sem y sintomatología también 2-4 semanas sin tratamiento➜ fiebre alta 39-40 °C, continua, con escalofríos, cefalea intensa, mialgias y afección general. Tos, dolor torácico, náuseas, vómitos, diarrea y estreñimiento son menos frec..
  • +/- hepatomegalia y esplenomegalia.
  • Puede haber neumonía atípica ➜ infiltrados radiológicos bilaterales en campos medios e inferiores ➜ suelen resolverse en un tiempo prolongado (4-6 semanas).
  • La «hepatitis» es muy característica: subclínica con hepatomegalia y elevación moderada de las transaminasas (2-4 veces su valor normal) a veces ictericia colestásica y citólisis intensa.
  • En algunos casos puede manifestarse como fiebre autolimitada o como fiebre de duración intermedia o prolongada (2-4 meses) + granulomas en la muestra hepática. Manifestaciones agudas menos frecuentes: miopericarditis, meningoencefalitis, polineuritis, osteomielitis, artritis, síndrome mononucleósico, eritema nudoso y trombocitosis importante.
  • OTRAS: Aborto, aumento de riesgo de linfoma

La forma CRÓNICA más frecuente es la endocarditis ➜ VÁLVULA AÓRTICA. Evolución prolongada, y en el 90% de los casos asienta sobre valvulopatías previas o prótesis cardíacas. Puede no existir fiebre, fenómenos embólicos poco frecuentes. Característicamente con HEMOCULTIVOS NEGATIVOS. La infección crónica es + frec. En inmunodeprimidos.

📌 Endocarditis con hepatomegalia y esplenomegalia = Fiebre Q crónica

COMPLICACIONES: muerte excepcional en formas agudas pero en endocarditis hasta en el 40%. Síndrome de fatiga post fiebre Q

Diagnóstico

  • SEROLÓGICO, tener en cuenta el fenómeno denominado variación de fase: Fijación de complemento, ELISA o IFI; esta última técnica permite la determinación de los niveles de IgG, IgM (puede permanecer hasta 2 años) e IgA, por lo que se considera el método serológico de referencia.
  • OJO, reacciónes cruzadas con Legionella micdadei y Bartonella.
  • Un título de IgA frente a antígenos en fase I igual o superior a 1/200, así como la existencia de niveles altos de anticuerpos frente a cardiolipina, es sugerente de endocarditis. Se ha utilizado la PET para el diagnóstico
  • Tinción de Giemsa

Tratamiento

  • Formas agudas: doxiciclina 100 mg/12 h 14 días.
  • En el embarazo: cotrimoxazol o claritromicina.
  • En las formas crónicas: doxiciclina (100 mg/12 h) + quinolonas (ciprofloxacino u ofloxacino), rifampicina o cotrimoxazol o doxiciclina + hidroxicloroquina
  • La intervención quirúrgica está indicada en los casos de endocarditis con deterioro hemodinámico, endocarditis sobre válvulas protésicas o en los que no pueda controlarse la enfermedad a pesar del tratamiento antimicrobiano

Profilaxis

  • Protección adecuada en su manipulación y la de sus productos.
  • Leche debe ser siempre pasteurizada.
  • La vacuna inactivada: personas con exposición profesional (ganaderos, matarifes, veterinarios, personal de laboratorio.

COMPLEMENTA TU ESTUDIO


Bibliografía
Farreras, Rozman. Medicina Interna. 19 edición. Editorial Elsevier.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *