NUTRICIÓN EN EL ADULTO MAYOR

última revisión 03/08/2021

La MALNUTRICIÓN resulta del desequilibrio entre la ingesta y requerimientos reales de nutrimentos

Prevalencia

  • 4 – 10% entre los ancianos que viven en su domicilio
  • 15-38% entre los asilados
  • 30-70% entre los hospitalizados.

Las formas más frecuentes son la desnutrición proteica, la proteica-calórica y la obesidad.

COMPLICACIONES

Las consecuencias perjudiciales de la malnutrición son la pérdida de masa magra con alteraciones del funcionamiento muscular, deterioro del estado funcional, disminución de la masa ósea, disfunción inmunológica,anemia, deterioro cognitivo, retraso de la cicatrización y aumento en el riesgo de hospitalización, reingresos hospitalarios y muerte. Los cambios relacionados con el envejecimiento que favorecen la reducción en la ingesta incluyen a los siguientes.

  • Apetito menor y sensación de saciedad mayor justo antes de alimentarse.
  • Alteraciones sensoriales del gusto y olfato que disminuyen la sensación placentera al alimentarse.
  • Prolongación de la fase orofaríngea y retraso de la apertura del esfínter esofágico superior, requiriendo un volumen mayor de líquido para estimular el reflejo de cierre de la epiglotis.
  • Producción menor de óxido nítrico con disminución de la distensibilidad gástrica.
  • Disminución de la digestión intestinal y de las funciones de absorción.
  • Disminución de la fuerza y distensibilidad de la pared intestinal con disminución de la motilidad intestinal.
  • Presencia de factores psicosociales adversos para la alimentación adecuada (vivir solo, pobreza, depresión, deterioro cognitivo).
  • Consumo de fármacos que producen xerostomia, hiporexia, disgeusia, distensión, diarrea, estreñimiento o reducción de la habilidad para alimentarse.
  • Edentulia o problemas bucales que afectan la masticación y deglución.
  • Aumento de la proporción de grasa corporal con reducción de la masa magra (3% por década después de los 50 años).

Otros factores que se encuentran asociados a la desnutrición del adulto mayor en nuestro medio son: no tener una pensión, Sensación de no tener suficiente dinero para vivir, padecer osteoartritis, tener síntomas de depresión, comer una vez al día, comer dos veces al día, limitación física para moverse hacia la cama.

EVALUACIÓN

La evaluación debe comenzar con la aplicación de los cuestionarios de escrutinio. Las determinaciones antropométricas pertinentes son el peso, estatura, circunferencia braquial media, circunferencia de la pantorrilla, altura rodilla-talón y longitud antebrazo-decúbito. La ecuación de Chumlea es útil es la estimación de la estatura en pacientes incapaces de mantener la bipedestación, inmóviles o con cifosis. Los marcadores bioquímicos no son confiables por sí solos en la evaluación del riesgo nutricional.

Ecuación Chumlea para la estimación de la estatura:

  • 84.88- (0.24 x edad) + (1.83 x altura de rodilla en cm) ➭ MUJERES
  • 64.19- (0.04 x edad) + (2.03 x altura de rodilla en cm) ➭ HOMBRES

Perímetro de cintura (puntos de corte México). Es de ALTO RIESGO:

  • Hombres > 90 cm
  • Mujeres >80 cm

Estratos de acuerdo con el BMI en el adulto mayor

  • Peso bajo <22 kg/m2
  • Normal 22-27 kg/m2
  • Sobrepeso 27.1-30 kg/m2
  • Obesidad >30 kg/m2

📌 El índice de masa corporal <22 se asocia con un aumento en la mortalidad

Pruebas

  • Hacer prueba de Smithard: que consiste en deglutir un trago de agua
  • Se recomienda un diagnóstico integral: Realizar Barthel, Folstein, Katz, Yeavage, etc.
  • Evaluación Nutricional Mínima (Mini Nutritional Assessment) (Solo evalúa el RIESGO de alteraciones nutricias, no determina la existencia o no de sobrepeso u obesidad.

📌 Mini Nutritional Assessment evalúa el riesgo de desnutrición, no es diagnóstica

RECOMENDACIONES GENERALES

El requerimiento energético disminuye con la edad debido a la reducción de la actividad física y del metabolismo basal; de esta forma, los sujetos con BMI <21 kg/m 2 requieren 21.4 kilocalorías/kg/día, mientras que aquellos con BMI >21 kg/m2 requieren 18.4 kilocalorías/kg/día. Los hidratos de carbono deben cubrir 45-65% del requerimiento calórico. El aporte proteico adecuado es de 1.2-1.5 g/kg/día (1.5-2 g/kg/día en caso de enfermedad aguda ). Los lípidos deben cubrir 20-30% del aporte energético. El requerimiento hídrico corresponde a 1-1.5 ml/kcal, 30-35 ml/kg/día o mínimo 1.5 L. Se recomienda la ingesta de 35-50 g/día de fibra.

Recomendaciones de la GPC

  • Evaluación mensual en la consulta externa de los parámetros antropométricos.
  • Aseguramiento de una salud bucal adecuada.
  • Promoción de la ingesta de alimentos naturales, de acceso fácil y ricos en fibra.
  • Disminución de la ingesta de hidratos de carbono simples.
  • Aumento en el consumo de calcio y vitamina D (15 µg/día)
  • Promoción del consumo de alimentos ricos en vitamina B y ácido fólico (prevención de los efectos cardiovasculares del aumento del nivel de homocisteína). Principalmente en adultos mayores obesos.
  • Consideración de las preferencias alimentarias, consistencia y temperatura en la selección de alimentos.
  • Promoción del acompañamiento por familiares o amigos durante los tiempos alimenticios, ofrecimiento de comidas favoritas y aperitivos.
  • Dar tiempo para terminar cada comida y evitar la omisión de comidas.
  • Orientación sobre el consumo de porciones pequeñas (5-6 porciones/día). Indicación de una dieta fraccionada para alcanzar el requerimiento proteico y energético diario.
  • Precaución en la prescripción de regímenes alimenticios preestablecidos.
  • Evitación de la restricción generalizada del consumo de azúcar o sal.
  • Recomendación del ejercicio regular (predominantemente de fuerza o resistencia) para favorecer la conservación y aumento de la masa muscular, sensibilización del músculo envejecido, maximización de la síntesis proteica y consumo de grasas e hidratos de carbono. Indicación del disfrute de la vida y la comida.

El sobrepeso no siempre representa un factor de riesgo, en ocasiones puede ser PROTECTOR de fracturas y osteoporosis.
Es muy importante descartar la presencia de SARCOPENIA en pacientes con SOBREPESO U OBESIDAD ya que no es recomendable que realicen dietas de reducción pues el problema se puede agravar, dado que al perder peso también pierden masa muscular.
La dieta de reducción siempre debe ir acompañada de un plan de actividad física enfocado principalmente a preservar la masa muscular

CRITERIOS DE REFERENCIA

  • Se enviará a TODOS LOS PACIENTES ADULTOS MAYORES AL SERVICIO DE NUTRICIÓN para su evaluación, control y seguimiento nutricional.
  • Iniciar soporte nutricional especializado el servicio de nutrición en segundo nivel de atención en el adulto mayor con IMC < 18, que no ha respondido a tratamiento nutricional en un periodo de 3 meses
  • Referir a Geriatría o Medicina Interna al adulto mayor con IMC > 30 (23 o 25 en talla baja) que no ha respondido a tratamiento nutricional en un periodo de 3 meses

Vigilancia por médico familiar

Se sugiere el siguiente plan de visitas para manejo y seguimiento nutricional en los adultos mayores, por parte de su médico familiar

  • Sanos cada 6 meses
  • Con desnutrición cada mes
  • Con sobrepeso u obesidad cada mes

COMPLEMENTA TU ESTUDIO


Bibliografía
Evaluación y Control Nutricional del Adulto Mayor en Primer Nivel de Atención, México: Secretaria de Salud; Actualización Mayo 2010.

Sergio-Emilio PM. Manual de preparación para el Examen Nacional de Residencias Médicas. 9na edición; Cd de México. Cuso Dr Prieto: 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *